Undercover: Operación Wintersun

En el montón, no en el de los malos, ni los buenos. En el de aventuras gráficas. Por haber montón hay similitudes, faltas de personalidad y odiosas comparaciones contemporáneas (las contemporáneas sí valen) que lo ponen por encima y debajo de otros. “Undercover: Operación Wintersun” es una aventura gráfica de corte clásico, con el puntero del ratón como protagonista y una historia muy seria de nazis, espías y 2º Guerra Mundial. La historia está cortada con un patrón polisaturado de grasas refritales que nos sirve más que de excusa para dejarnos caer en algunos escenarios para resolver puzzles. Unos malos que tienen un arma nuclear y unos buenos que quieren evitar que les maten a bombazos atómicos. Tú serás un tranquilo científico, arrancado de su casa para acompañar a los agentes secretos en la misión. El primer tropezón viene con unos personajes arquetípicos en extremo, que encima están mal planteados. John es un héroe casual bobalicón que tiene más empuje e iniciativa propia (la nuestra, principalmente) que los demás. Los mandamases apestan a corrupción, el espía que nos acompaña da un cante de doble agente desde lejos, y la chica de la peli es casi la más varonil de todo el juego. Todos son personas muy “normales” en sus respectivos puestos: los soldados son impersonales, los contactos siniestros, los oficinistas palurdos, etc. La interfaz es un menú inferior donde se amontonan las cosas que usaremos y mezclaremos, y un puntero que si apretamos el click izquierdo usamos, y si apretamos el click derecho miramos. Eso es todo.

Por su historia, sus bugs imperdonables, sus personajes sacados de las viejas películas de espías y sus grisáceos fondos del Berlín de la 2º Guerra Mundial de siempre, el ganador a la aventura gráfica del montón es…:¡“Undercover Operación Wintersun”!, sube a recoger el compañero espía que apesta a traidor. Nos reiteramos en que es una gran noticia para el género permitirnos el lujo de tener un montón del que sacar aventuras gráficas cómo esta. Sin demasiadas exigencias, es un entretenedor de tardes veraniegas (de un par a lo sumo) que de paso siempre nos ocupará la mente entre puzzle y puzzle. Es un método más para no pensar en la vuelta al cole o al trabajo.

Lo mejor: Espionaje anglo-alemán de primera línea. Dificultad media apta para el gran público.
Lo peor: Numerosos fallos y limitaciones técnicas. Muy corto. Decorados monótonos.
Resumen: Serás un físico reclutado por los espías ingleses, en misión contra los alemanes.
Nota: 62

 3-692_1.jpg3-692_2.jpg3-692_3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: